EMPLEO NO HAY, PRODUCTIVIDAD NO QUIERO

Uno lee la prensa todos los días, confieso que cada día infinitamente menos, y las “mentes” de este país siguen hablando de empleo y de productividad. Reconozco que no soy capaz de determinar si no dan más de si o si lo hacen con mala intención.

Partimos de lo absurdo de encuadrar como “mentes” a los políticos que legislan, a los empresarios que hablan de productividad y a los sindicatos que hablan de empleo. Reconozco que cuando escribo con mi teclado la palabra “mentes”, he activado la función F99, la del sarcasmo. Leer artículo entero »

CADA DÍA DEL RESTO DE VUESTRA VIDA

Esta no es una carta a los Reyes Magos o a Papá Noel, aunque pudiera parecerlo por las fechas en las que estamos. Es simplemente una lista de los regalos que deseo para mí y para cada uno de vosotros, en cada unidad de tiempo que tendremos la suerte de vivir.

Mi más profunda admiración por todos los que estáis permanentemente con una sonrisa en la boca, sean cuales sean las circunstancias. Mi más profundo agradecimiento a todos aquellos que constantemente decís que rencor es una palabra cuya ubicación es el diccionario, no el corazón. Mi eterna simpatía a todos los que día a día llenáis de energía el corazón de los demás.

Esta es mi petición para todos vosotros y para mí mismo:

CONFIEMOS EN EL FUTURO

PONGÁMONOS DESAFÍOS

APASIONÉMONOS POR LA VIDA

APRENDAMOS SIEMPRE

SEAMOS AGRADECIDOS

DISFRUTEMOS DE TODO Y DE TODOS

CUIDEMOS DE LOS NUESTROS

¿UN ADULTO MAL CRIADO?. ¿RECONOCES A TU EMPRESA?

Mis admirados Jaime Alonso, Luis Galindo, José María Gasalla, Luis Huete…se sentirían decepcionados por permitir que las noticias del presente ocupen mi tiempo. Me refiero a las noticias que nos invaden de corrupción, enchufismo, desahucios…pesimismo generalizado. No me malinterpreten. Estos señores no dicen que vivamos de espaldas a la realidad. Con el permiso de Luis Galindo, #reilusionate.

Esta es la historia de un embarazo deseado, de cinco madres primerizas y de una vecindad complicada. Adolfo Suarez, omito en este cuento a Leopoldo Calvo Sotelo, tuvo un hijo, España. Embarazo deseado por la mayoría, pocos se oponían. Nació prematuro y con frío, pero con unas enormes ganas de respirar y vivir. Leer artículo entero »