CONFÍA EN TI. LA ILUSIÓN

Hace ya una temporada que pretendía escribir sobre la ILUSIÓN necesaria para afrontar las cosas. Yo no voy a discutir con nadie si es necesario invertir más o menos en I+D. Mi percepción personal es que la fórmula es I x I (I al cuadrado). Hasta no hace mucho hablaba de I+I, pero no suman, se multiplican. Hablo de INNOVACIÓN y de ILUSIÓN. El efecto multiplicador de estos dos factores para abordar proyectos es enorme.

Pero es que no hay otra solución. Sin INNOVACIÓN no hay futuro y sin ILUSIÓN no hay nada. Quiero haceros partícipes de un artículo de Luis Galindo que se titula “Confiar en uno mismo”.  La confianza en uno mismo es el carbono de la vida, no habrá nada después si no confiamos en nuestro potencial. 

“La condición esencialísima para ser optimista, es tener auténtica confianza en sí mismo”. E.W. Stevens

Muchos de vosotros me habéis oído decir que el optimismo es una cuestión de actitud, de enfocarse de una forma inteligente a lo que nos sucede en la vida. El optimismo inteligente es uno de mis temas preferidos de los que me gusta siempre indagar y estar reflexionando sobre ello. Estoy convencido que es una actitud que nos permite enfocar nuestras circunstancias, lo que nos sucede con un prisma que hace cambiar la percepción de nuestra vida y en definitiva la percepción también de nosotros mismos.

 La cita del encabezado resume muy bien un requisito fundamental para ser optimista, la necesidad de confiar en uno mismo para afrontar los retos del trabajo, los retos personales y las circunstancias que en muchos momentos nos pone la vida.

Cuando nos enfrentamos a estos retos y los superamos con éxito, aumenta nuestra confianza en nuestras capacidades. Esto forma parte de la Autoeficacia, término acuñado por Bandura (1977) y que describe la capacidad innata de las personas para regular su propio comportamiento en la vida.

Esta confianza que ganas, alimenta la actitud optimista y anima a pensar que se pueden hacer frente a otras situaciones, superándolas y sintiéndote capaz. Es en este momento, cuando en lugar de ver barreras, comienzas a ver oportunidades, reconociendo que la situación es difícil pero que puedes crecer y cambiar. No se trata de ver el problema o lo que sucede de una forma ilusa, alejada de la realidad, sino reconocer su dificultad, ver que tienes la capacidad para hacerle frente y buscar aquellos recursos que necesitas.

Incluso pienso, que también sucede a la inversa, si te enfocas hacia una actitud positiva pese a un miedo inicial, y te atreves a superar el miedo, la desconfianza, la inseguridad realizando aquello que crees que tienes que hacer, hará que aumente la confianza en ti cuando logres el éxito.

¡Y lo mejor es, qué te descubrirás de nuevo!            

 D. Luis Galindo

Gracias Luis por lo real, contundente y explicativo de tus palabras.

 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.