Archivado por octubre, 2012

SIEMPRE HAY UN HUECO EN EL MERCADO

El viernes, día diecinueve del presente mes de octubre, había quedado con Antonio, no doy más datos con el fin de no proceder sin su permiso. Nos vimos en una cafetería sobre las diez y cuarto de la mañana. Hacía años que no lo veía y yo, a través de su hermano, había provocado ese encuentro.

La conversación duró aproximadamente una hora y media. La razón de ser de la misma había sido que yo era consciente de que Antonio podía ayudarme a tener una visión sobre un determinada actividad empresarial, en la que él había desarrollado sus servicios profesionales durante años.  Leer artículo entero »